+34 932 553 110 info@socatorres.com

La Sala Primera del Tribunal Supremo, ha reiterado en la Sentencia núm. 662/2020, de 10 de diciembre, recurso núm. 1704/2018, ES:TS:2020:4070, ponente: Juan Maria Díaz Fraile, que a las comunidades de bienes que llevan a cabo una actividad mercantil les es de aplicación el régimen relativo a las sociedades colectivas irregulares.

En la fundamentación jurídica de la sentencia, el Tribunal efectúa un extenso y ordenado repaso a su propia jurisprudencia sobre las notas definitorias de las comunidades de bienes, sociedades civiles, sociedades mercantiles irregulares, comunidades dinámicas o empresariales, etc., y pone especial énfasis a la responsabilidad solidaria por deudas del partícipe en una sociedad mercantil irregular.

En este sentido, en el fundamento de derecho tercero expresa:

“9.- Esto es lo que sucede en el caso de la litis, cuyo objeto es una reclamación de cantidad por los géneros suministrados por el actor a la entidad “DIRECCION000, C.B.”, precio que se reclama a uno de los comuneros/socios bajo la tesis de que el demandado es socio de una sociedad mercantil irregular, por tener esta naturaleza aquella comunidad y, por tanto, responsable solidario de esa deuda.

[…]

10.- Proyectando la jurisprudencia antes reseñada sobre este caso, no cabe calificar a la entidad “DIRECCION000, C.B.” de comunidad de bienes estática, porque no se destina a la mera administración de unos bienes, con finalidad de aprovechamiento y conservación, sino a la explotación económica de un negocio de transformación y venta de todo tipo de productos alimenticios (sentencia 93/2016, de 19 de febrero).

Resulta asimilable, por tal motivo, a las sociedades irregulares de tipo colectivo (sentencia 469/2020, de 16 de septiembre) a los efectos de la aplicación del régimen de responsabilidad por las deudas sociales del art. 127 Ccom.

11.- En consecuencia, no se puede negar la legitimación pasiva del demandado, como socio de dicha entidad, pues no estamos en el caso de una comunidad de bienes sometida, también en las relaciones externas frente a terceros, al régimen del condominio de los arts. 392 y ss CC, en las que esta sala ha mantenido la existencia de un litisconsorcio pasivo necesario que obliga a demandar a todos los comuneros cuando la demanda afecte o se dirija contra la comunidad (sentencias de 28 de julio de 1999 y 336/2005, de 13 de mayo), en defecto de lo cual se produciría la consecuencia prevista en el art. 420.3 LEC, con anulación y retroacción de las actuaciones a la audiencia previa; sino que nos encontramos ante una relación jurídica asimilable a la de una sociedad irregular de tipo colectivo, en la que es predicable el régimen de responsabilidad solidaria propio de este tipo social”.

Lea aquí la resolución íntegra.

Fuente: www.poderjudicial.es


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies